martes, febrero 23, 2016

   Sol del ´96, pieles morenas y poesías callejeras.
   Papel lleno de arena y obligaciones de tinta quemada.
   Vestidos de ángel manchados de agua.
   Reflejos de historias reales donde el pasado visto desde el futuro tiene un tono de realismo duro y crudo. Tan unido y ahora tan lejano. Echamos de menos sin echar y de menos de más.
   Manchas y tachones en partituras que no se terminan, en cinco oportunidades que son líneas y mi vida pulsando notas.
   Mentira dulce y suave, vestida de negro jugando con golondrinas desde su bello balcón con máscara.
   Aire cortado por fuego y cae su capa de cenizas, con la que cada palabra y letra se desintegra, quedando solo significados.
   Pulso y rápido y luego muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada